miércoles, junio 01, 2005

Mata-Hari ¿inocente o culpable? (por Paloma)



En la cárcel reinaba la noche. Una mujer dormía profundamente en su celda. De repente se abrió la pesada puerta con gran ruido de hierros. Entraron unos hombres de aspecto preocupado, casi todos oficiales del ejército francés. Uno de ellos avanzó hasta quedar junto al camastro. La mujer seguía durmiendo.

El oficial tuvo que sacudirla para que abriera los ojos, entonces se incorporó parpadeando y miró al intruso con estupefacción.

-Mata-Hari... -empezó diciendo un oficial.

La mujer volvió lentamente la cabeza hacia él.

-Mata-Hari, ha llegado la hora de la justicia... Su petición de gracia ha sido rechazada por el presidente de la República... Tenga valor.

Los ojos de la mujer se abrieron desmesuradamente ante tan abominable evidencia; unos ojos negros, grandes y profundos.

Murmuró varias veces con voz ronca:

-No es posible... No es posible...

Se acercó un hombre vestido de negro. Mata-Hari lo reconoció y le tendió la mano.

-Gracias por haber venido -dijo con voz repentinamente firme.

Fuera estaba amaneciendo. El alba apuntaba tras los altos muros de la cárcel. Era la madrugada del 15 de octubre de 1917.

Mata-Hari bailarina holandesa y supuesta espía tanto alemana como francesa (1917) fue sometida a jucio como culpable de causar la muerte de miles de soldados.

Sin embargo no se encontraron pruebas concluyentes y las hipótesis nunca fueron probadas. Cuando la iban a condenar aseguró que: "amaba a los militares de todos los países y que sólo se acostaba con ellos por placer, no para sacarles información."

Así todo, por alta traición, fue condenada a muerte sin las pruebas necesarias; y en parte, para subir los ánimos de un país en guerra, al que se le ofrecía una sensacional ejecución con intenciones edificantes.

Murió con una serenidad inusitada el 15 de octubre de 1917. Vestida y maquillada como para una gran ceremonia, no permitió que le taparan los ojos y miró sin rencor a los oficiales del pelotón de fusilamiento.

Nadie reclamó su cadáver.

Y aunque terminaron con su cuerpo, hasta ahora continúa el mito de Mata-Hari; que fue una de las grandes aventureras de la historia, una mujer de armas tomar, una mujer que sobre todo buscó su propio placer lejos de los fuertes lazos que, se suponía, deberían haberla atado en aquella época.

1 comentario:

Adro dijo...

Yo digo que es culpable. No me creo que una mujer que se ligase a todos los altos cargos fuese inocente de nada... al paredón... es broma, lo siento, el estudiar me deja traspuesto.