miércoles, mayo 18, 2005

El ciclo.


Preciosa película. Un cuento con esa estructura oriental, taoísta dicen algunos, tan armónico y con tanta paz. Puede que en algún momento se haga demasiado lenta y que se echen en falta algunos diálogos más profundos, pero es que la dialéctica de la película es ya en sí misma un diálogo con el espectador. Nos explica cómo funciona la vida y cuáles son sus cursos, sus etapas. Y lo hace a través de la imagen, la más poderosa herramienta de transmisión de ideas.

Cuatro son las estaciones y cuatro las edades del hombre, a través de ellas y en su vivencia logramos aprender (si lo logramos) y evolucionar, progresar. Los ciclos, los errores característicos de cada ciclo, se repiten en cada individuo, pero es solo a través de ellos que avanzamos.

Saludos.

3 comentarios:

Michi dijo...

La fui a ver al cine una vez que estaba en Madrid. Fue una verdadera sorpresa, estar empezando a descubrir el Zen y que encuentres por internet que echan una extraña película esa misma noche. "Si encuentras a alguno de los animales a los que has puteado muerto, serás tú el que lleve la piedra eternamente", era algo así, no? Impresionante.

Me gustaría volver a verla ahora que pese a haber leido muchas cosas, apenas llego a comprender que cuando uno tiene hambre, debe comer.

Saludos!

Adro dijo...

Pues ponen ahora también la de Hierro 3 que es del mismo director y, según Frodo, es mejor. La que leí que estaba bien, del mismo, es una que se llama La Isla.
La verdad es que me sorprendió. Me gustó bastante... y ahora que intento pillar algo del zen, como te pasó a ti (¡qué casualidad!), pues más que me interesó.

Una película aun mejor es la de 2046, de Kar Wai Wong, una auténtica pasada de principio a fin, preciosa en todos los aspectos. Tienes que verla. Es de ciencia ficción en su contexto, pero muy profunda y complicada.

Saludos Trichi.

armando dijo...

adro, lo siento pero esa pijada final que me pusiste en el blog....se borró accidentalmente, una pena.

Me reafirmo en mis recomendaciones.

un saludo