miércoles, septiembre 14, 2005

Saint Michelle.


Aquí está el que sin duda es el lugar más asombroso e increíble que he visto en mi vida. Es una construcción que se inicia en el románico como una pequeña abadía sobre una peña en el delta de un río y que termina en el gótico (parte superior) y fortificada como necesidad por las incesantes guerras en la zona. Al subir la marea sólo queda la carretera que han levantado hace poco para llegar a él, y cuando baja se ve como podeis observar en la foto. La zona donde estoy yo saltando queda completamente cubierta por el agua.

La altura y la verticalidad del conjunto es sobrecojedora, increíble se mire desde donde se mire.

Cuenta la leyenda que una princesa mandaba a sus obreros a buscar piedra para continuar con las obras a la peña que hay más allá. El problema es que a causa de la precariedad de los medios de transporte, carros tirados por mulas y en el mejor de los casos caballos, y por la arena, en muchas de las ocasiones les pillaba la subida de la marea a medio camino y se los llevaba. No deja de ser una lástima que algo tan precioso haya sido tan cruel. Cuentan tambié que las obras se llevaron a término gracias a la insistencia de un obispo al que en sueños visitó Saint Michelle (San Miguel) y le instó a terminarlas costase lo que costase.

Finalmente y debido a lo apartado del lugar, al que se llega en bus desde un pequeñísimo pueblo a varios kilómetros (que es la estación de tren más cercana), decidimos pasar allí la noche, en un aparcamiento donde se colocaban las autocaravanas y que habían habilitado para que no le alcanzase el agua. El resto de aparcamientos, al subir la marea, quedaban cubiertos, por ello tenían unos carteles avisando de la hora a que era la pleamar.

Un sitio aluciante. De cuento de hadas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

increible...es fascinante esa historia..y el sitio...y donde queda eso exactamente???

lucy

Adro dijo...

Saint Michelle. Si buscas en un mapa lo verás en la costa cantábrica de Francia al Norte. Lo curioso es que en los mapas aparece como sitio de interés máximo pero no hay ninguna ciudad o pueblo imoprtante cerca, sólo hay la abadía, nada más. Ya digo que la estación de tren más cercana, pequeña y malcuidada, está a unos pocos kilómetros en un pueblucho. Si puedes acércate. Es impresionante. Cuando pueda subiré el resto de fotos que tenemos en el lugar.

Besos.